Con la pandemia, el 76% del sector industrial redujo la producción

Una encuesta especial de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) muestra que el 91% de la industria brasileña reporta impactos negativos debido a la pandemia de la coviden-19, una enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Tres cuartas partes (76%) las empresas industriales han reducido o paralizado la producción.

Tres de cada cuatro empresas, de nuevo el 76% de los encuestados, reportaron una disminución de la demanda de sus productos, la mitad de las cuales (38%) observó que la caída era «intensa».

Lea también:

Los sectores que describieron la disminución de la demanda fueron el vestido (82%), el calzado (79%), el mobiliario (76%), la impresión y la reproducción (65%) y la industria textil (60%).

Así, entre los empresarios, el 45% se quejó de incumplimiento de los clientes y el 44% informó haber cancelado pedidos y pedidos.

Además de la caída de la demanda, el 77% de los empresarios identificó que había una disminución en el suministro de materias primas e insumos para la producción, debido a la desorganización de la estructura logística ,en particular el sistema de transporte, lo que dificultaba el acceso a los insumos o materias primas necesarias para la producción.

Casi todos los empresarios entrevistados (95%) declararon que habían adoptado medidas en relación con los empleados desde campañas de prevención, medidas de higiene y expulsión de los empleados de los grupos de riesgo o que presentaron síntomas.

La mitad de las empresas se tomaron unas vacaciones para una parte de los empleados, el 36% hizo uso del banco de horas, el 19% redujo las horas de trabajo, el 16% inició vacaciones colectivas, el 15% despidió a los trabajadores y el 8% hizo la suspensión temporal de los contratos de trabajo.

Con garantía de tesoro
Los datos de la encuesta de Cni se obtuvieron de 1.740 empresarios de las industrias manufacturera (fábricas), extractiva (como la minería y el petróleo) y la construcción. La colección se produjo en la primera quincena de abril.

Siete de cada diez empresas reportan una pérdida de ingresos. Entre los entrevistados, el 59% describió las dificultades para cumplir con los pagos de los proveedores y mantener actualizados los salarios, alquileres e impuestos. Más de la mitad (55%) señaló que el acceso al crédito para el capital de trabajo se hizo más difícil.

Según el director ejecutivo de economía del CNI, Renato da Fonseca, después de medidas para aumentar la liquidez del sistema bancario autorizado por el Banco Central «hubo un aumento de los préstamos» por parte de los bancos.

Según el economista, sin embargo, la demanda de las empresas, especialmente las pequeñas, fue mayor que el crédito ofrecido. En situaciones de crisis, como la actual, los bancos temen la insolvencia de los prestatarios. Para Fonseca, la solución al aumento del crédito puede ser la creación de un fondo con garantía del Tesoro Nacional, como ocurre en otros países.

Reformas y reanudación
Además de cuidar la salud de la población, el funcionamiento de las empresas y el mantenimiento de puestos de trabajo, Renato da Fonseca espera que el país se prepare para la salida de la crisis y no abandone la agenda de reformas.

«Si podemos centrarnos en la agenda de competitividad, el Congreso Nacional está trabajando en ella y el gobierno también, reduciendo las luchas políticas, revertiremos el problema y señalaremos al inversionista que regrese», argumenta el economista del CNI.

Así, la confederación proyecta una caída del Producto Interno Bruto en un 4,2%. No descarta, en el peor de los casos, que la pérdida alcance el 7%, lo que equivale a la recesión económica entre 2014 y 2016.

Renato da Fonseca señala que ni las peores proyecciones y problemas señalados por los empresarios en la encuesta no corroboran medidas para relajar el distanciamiento social y otros cuidados de la salud.

«No tiene sentido terminar el aislamiento inmediatamente si genera una contaminación muy alta. Entonces no tendrás al trabajador para trabajar de todos modos. De hecho, habrá un exceso de muertes y la gente se aislará automáticamente».

Según Fonseca, el Servicio Social de la Industria (Sesi) comienza a trabajar en un protocolo de atención para la reanudación de las actividades del sector en el futuro. «El regreso tiene que ser muy planeado», advierte.

Renato da Fonseca cree que las empresas deben tomar medidas de control, como pruebas periódicas de trabajadores para detectar la cóvida-19. Además, será necesario rediseñar el proyecto industrial, reducir la velocidad de producción y, cuando sea posible, alejar a los trabajadores de las líneas de montaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *